Diez consejos para tener éxito al emprender un negocio

1 – Creencia. Es fundamental creer en lo que haces y tener fe en los resultados que vas a obtener. Esto te va a dar energía y una actitud positiva que se transmitirá en todo lo que hagas, y tus clientes y empleados lo percibirán.  ¿Cómo pretendes que los demás crean en tu negocio cuando tu creencia no es firme? Sea porque creas en Dios, en poderes mentales, en la Ley de la Atracción Universal, o en los meros efectos de las actitudes positivas, tú solo pide, cree firmemente en lo que quieres conseguir, y se hará realidad. Y no valen las excusas de “entonces voy a pedir que me toque la lotería”. Si lo que quieres es dinero, con la actitud adecuada lo conseguirás por tus propios medios. Mantente enfocado en tus objetivos y no dejes que nada ni nadie te desvíe de tu camino. Cuestiona a los “amigos” que te dicen que el negocio no funcionará cuando ellos jamás han dejado el confort de su empleo para aventurarse emprendiendo.

2 – Dedicación total y absoluta. Mis maestros en esto de los negocios me decían que si empiezas un negocio y no sueñas con él todas las noches es que no te estás dedicando lo suficiente. No es suficiente dedicar media jornada, ni siquiera una jornada de 8 horas. Al menos el primer año hay que dedicarle todo el tiempo posible al negocio. No creas que si 8 horas diarias te van a dar 3.000€, entonces 4 horas diarias darán 1.500€. No funciona así, la “regla de tres” no sirve en este caso. Si le dedicas menos tiempo al negocio no obtendrás prácticamente nada, solo tiempo y dinero perdido. Obviamente debes tener hobbies y tiempo para ti y tu familia, pero no pierdas el tiempo que podrías dedicarle al negocio en cosas improductivas.

3 – Céntrate en lo importante. No hay que caer en el error de planificar, replanificar, organizar, preparar y volver a preparar… A esto se le llama “la parálisis del análisis”. Cualquier negocio tiene un componente fundamental muy simple: muévete y haz clientes. No pierdas tiempo en pensar cómo vas a hacer para gestionar 50 clientes cuando solo tienes 4, consigue primero al menos 40 y luego ya veremos qué se necesita para gestionarlos.

4 – Aparca los temores. ¿Y si no funciona? ¿Y si el cliente me dice que no? ¿Y si el precio le parece caro? ¿Y si mi empleado tiene un accidente? Para eso mejor ni salgas de casa. Para prosperar como emprendedor es necesario correr riesgos. Riesgos calculados, riesgos necesarios. Tampoco vayas a caer en la insensatez. Se valiente, no temerario/a.

5 – Sal de tu zona de confort. Para batir a la competencia tienes que ser capaz de hacer cosas que antes no hacías. Por ejemplo: ¿Te cuesta hablar con la gente? Pues sal a la calle y habla con la primera persona que encuentres. ¿Te sabe mal decir que no? Proponte todos los días decir que no a la primera cosa que alguien te pida, sea lo que sea, y mantente firme en tu postura. Haz más allá de lo que estás acostumbrado/a a hacer. Esfuérzate un poco más cada día en alcanzar una meta. El dinero no te va a llover sentado en tu sillón.

6 – Aprovecha todas las ocasiones para hacer negocio. Cualquier persona puede ser un cliente potencial. No desestimes ninguna oportunidad para ofrecer, directa o indirectamente, tus servicios. Incluso si lo comentas simplemente de pasada dejando algo de suspense provocarás que la otra persona te pregunte y, entonces, ya no hay excusa para no venderle tu producto o servicio.

7 – No reinventes la rueda. Duplicación es la clave de las franquicias o del multinivel, y por eso tienen tanto éxito. Si estás en uno de estos negocios, el franquiciados o auspiciador te habrá enseñado cómo hizo el negocio y así le funcionó. Quizá se te ocurran cosas para mejorarlo y será estupendo. Pero primero aplica las bases que te han dado en función de la experiencia de ellos, y luego mejóralo.

8 – Haz el negocio tuyo. Debes adaptar tu negocio a tu visión de la vida, enfocarte en los servicios o productos que más te gusten, usar argumentos de venta que sientas tuyos, en definitiva, interioriza tu negocio y siéntelo propio.

9 – Asume tú responsabilidad. Aparca la mentalidad de empleado. Eres un/a emprendedor/a. Se acabó la seguridad, se acabó cobrar lo mismo todos los meses, se acabó el horario fijo, se acabó el irte a casa y dejarle las preocupaciones al jefe. Ahora el jefe eres tú. Tus ingresos ahora pueden crecer exponencialmente, y a medio o largo plazo podrás disponer de mucho tiempo libre, pero solo ocurrirá si ahora te dedicas a fondo y eres consciente de que tu éxito no depende de nadie más que de ti. Tú éxito será tuyo, pero el fracaso también. No responsabilices a los demás ni a otros factores, como la falta de medios o la falta de capital, y asume que todo lo que ocurre en tu negocio es fruto de tu gestión.

10 – Una retirada a tiempo es una victoria. Si definitivamente no ves la posibilidad de desarrollar un negocio de la manera correcta, déjalo. No caigas en el error de seguir invirtiendo tiempo y dinero si no vas a aplicar todo lo anterior, porque será tiempo y dinero perdido y la vida es corta y el dinero escaso. Los americanos tienen un dicho que podríamos traducir así: “Si ves que estas en un agujero ¡deja de cavar!”.

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Hacer un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *